Devil's Third

Lejos de arrasar como su predecesora, Wii U ha tenido unas ventas bajas. Nintendo no ha sabido vender bien que se trata de otra consola diferente. No podrá igualar la potencia de sus rivales, las third parties tampoco la apoyan, pero te queda el buen hacer de la empresa de Kyoto. Y ya no sólo por sus juegos made in Nintendo, también por los que ha apoyado.

A pesar del “èxito” de Bayonetta, más mediático en ventas, SEGA no quiso financiar su continuación. Y cuando una puerta se cierra, otra se abre. Nintendo consiguió un juego de los deseados en exclusiva para su consola (y también el port del original) y Platinum dinero. La historia de Devil’s Third no es muy diferente. Empezó su desarollo en 2009 para PC, Xbox y PS3, THQ firmó con Valhalla para ser la distribuidora del juego, pero en 2012 tras algunos problemas los derechos volvieron a Valhalla y el desarrollo se quedó en el limbo por cuestiones económicas. Por si eso fuera poco, cambiaron de motor gráfico varias veces hasta acabar en Unreal Engine. Al final Nintendo acudió al rescate y consiguió un exclusivo más, aunque para el olvido.

WVW69i_d9nIN6IViRi

Itagaki definió el juego como un título que “lo iba a cambiar todo”. Una frase que ya hemos oído muchas veces, pero que difícilmente puede definir a un juego que sale tras 6 años de tortuoso desarrollo. Que sea un shooter con elementos de hack and slash tampoco ayuda. La historia comienza con la destrucción de los satélites que orbitan alrededor de la tierra, dejando todo lo digital inservible. Así que sales de tu prisión, Guantánamo, y te encomiendan la misión de encontrar a los que han causado tal catástrofe. Un argumento flojo, de película de Antena 3 a medio día, pero vale como excusa para ir disparando por el mundo.

Desde la primera misión te das cuenta de que te encuentras con un juego algo repetitivo. Disparas, te cubres y combate cuerpo a cuerpo, con alguna parte en la que te pones a los mandos de un cañón a disparar a todo lo que venga. Los combates cuerpo a cuerpo acaban aburriendo, porque los combos son bastante limitados y las ejecuciones de enemigos dependen del lugar y arma que uses, así que acabas saturado porque parece que estás viendo siempre los mismos movimientos. Los enemigos tampoco ayudan, no son muy listos y la dificultad para matarlos es, o porque vienen en horda, o porque te enganchan entre varios. En lo que sí que tenía razón Itagaki es que se debe jugar con el Wii U Pro Controller, porque el tabletomando se hace incómodo para este tipo de juego. Tampoco es que el Pro Controller sea la panacea, se nota que lo suyo es jugar con ratón y teclado, lástima que no se pueda.

Aunque la Wii U no tenga la potencia de la “nextgen”, teniendo juegos pulidos como Smash Bros, Bayonetta 2 o Splatoon, este Devil’s Third queda en mal lugar. Si habéis visto algún gameplay se nota que el juego debió salir hace años. Por mucho Unreal Engine que use, si no se aprovecha se nota, como ya le pasó a Duke Nukem Forever. Ya no es sólo por los gráficos que se vean algo desfasados, los modelos poco pulidos (excepto los femeninos, muy logrados) o los escenarios tan vacíos… a veces parece que hay secciones de pasillos puestas para rellenar. Por no contar los fallos tan criticables que tiene, desde que los enemigos aparecen delante de ti de repente, lo que tarda en cargar las texturas (problema del Unreal Engine) y sobretodo la imperdonable caída de frames, que hace algunos momentos injugables, rompiendo la poca ambientación presente en el juego. Sobretodo esto último es la gota que colma el vaso; que vaya a 30fps no es problema, pero que no sean constantes y baje hasta notar tirones es de traca. Es un juego “terminado” para evitar seguir gastando dinero en su desarrollo y no cancelarlo.

WVW69jCYl6ADHOpm3h

Quizás la mejor parte es la no exclusividad, ya que el multijugador también está disponible para PC en una versión free toplay llamada Devil’s Third Online. En él, que para divertirse se llama Drill, encarnamos a un soldado que lucha por reclamar su territorio. Entre sus modos de juego están el Deathmatch clásico, por equipos, rey de la pista, capturar la bandera y algunos originales como Chickens en el que hay que matar a las gallinas escondidas por el mapa. En cuanto al modo competitivo se llama Siege y va por clanes que tratan con hacerse con el control de hasta 13 regiones de Norteamérica. Uno de los clanes monta la fortaleza, pudiéndola personalizar con minas, torretas, murallas… y el clan contrario tiene que conquistarlo. No es obligatorio ser parte de ningún clan, puedes ser un mercenario más y luchar en uno de ellos sin problema.

Otro aspecto positivo del multijugador es la personalización de tu soldado. El aspecto, la voz y la ropa no permiten demasiada variedad, sí la suficiente para que tu personaje se salga de lo común. También tiene una tienda donde comprar nuevas armas, que por desgracia también tiene el fantasma de las microtransacciones. Las armas y vestimentas se compran con dollens, pero te dan la opción de cambiar huevos de oro por ellos. Los huevos los puedes conseguir jugando o pagándolos con dinero real. Por suerte en la versión de Wii U no es imprescindible pasar por caja, lo puedes evitar. En la versión de PC es otro cantar, gracias a su estilo de juego “gratuito”. De todas formas, la mayor pega del online es que, al menos en Europa, está prácticamente muerto. Si a esto le sumamos que los servidores van por regiones te puedes dar por jodido si quieres probarlo. En América hay algunos clanes activos, pero aquí es prácticamente imposible.

Por desgracia, para un punto bueno que tiene, se acaba pronto. El juego salió a la venta en agosto de 2015 y en junio de 2016 Nintendo ha anunciado que cierra los servidores a final de año. Al menos siempre nos quedará la versión en PC, que de momento sólo está disponible en Japón.

 

WVW69jCKUkEV_S5Zqb

Si no hubiera tenido tantos contratiempos en su desarrollo podríamos hablar de un juego que no está mal y es entretenido; pero al final ha sido un completo desastre. Una verdadera lástima, parecía que Nintendo podría salvar otro juego del letargo, esta vez no ha sido así. Ya se intuía antes de su lanzamiento: sólo en inglés y francés, en EEUU desapareció de la lista… para volver en forma de tirada muy limitada. Seguramente se convierta en un juego de culto, no por su calidad, por la rareza de conseguir una copia.

https://speargames.net/files/Analisis-Devils-Third.jpghttps://speargames.net/files/Analisis-Devils-Third-150x150.jpgMalakunAnálisisdevils third,itagaki,nintendo,THQ,Valhalla Game Studios,Wii ULejos de arrasar como su predecesora, Wii U ha tenido unas ventas bajas. Nintendo no ha sabido vender bien que se trata de otra consola diferente. No podrá igualar la potencia de sus rivales, las third parties tampoco la apoyan, pero te queda el buen hacer de la empresa...Now, with 95% of MALK!!