Kaaaaa-meeeeee-Haaaaaa-meeeeee…..HAnálisiiiiiiiiis!!!!!!

Pues eso, voy a proceder a hacerle una autopsia en profundidad a este juego, desde el punto de vista de un fan acérrimo de Akira Toriyama y su obra Dragon Ball… asi que no hace falta decir que si no os agrada Dragon Ball, este análisis no es para vosotros, y el juego menos aún. ¡Empecemos!

Antes de nada, diré que yo he probado la versión de Xbox 360, pero es que en realidad da lo mismo, porque Playstation 3….Xbox 360… es la misma mierda en el fondo. Iré al grano, respondiendo las preguntas que todos los fanáticos de Dragon Ball os estaréis preguntando: “¿Es este videojuego, al fin, el juego de Dragon Ball definitivo? ¿Merece la pena comprarlo? ¿Cuántas veces cambia Bulma de peinado?“. Las respuestas os las iré dando en detalle a continuación, pero os lo resumiré con la siguiente frase para impacientes… no creo que valga los 60-70 euros que cuesta; luce espectacular en algunos momentos, abarcando prácticamente toda la historia de Dragon Ball Z, alguna que otra OVA y parte de Dragon Ball GT… pero los combates son jodidamente aburridos. Yo lo recomendaría por 15 o 20 euros como mucho (y siendo generoso), no más. Dicho esto… sigamos con el análisis.

Empezaré hablando por lo que más me ha impresionado del juego (y no porque sea una putilla gráfica, que también, sino porque a mi parecer, es lo único espectacular que ofrece el juego): la introducción del juego, y los respectivos videos que explican la historia. La introducción del juego es impresionante, completamente animada (con el mismo estilo que lucía la intro del Budokai 3, sino mejor), incluyendo la banda sonora original de la serie [♪ Cha-La-Head-Cha-La ♪]. Os la dejo a continuación, es pura nostalgia:

¡Y no se queda ahí la cosa! Se nota que se han dejado sus dineros en el juego para agradar a los fans, porque… ¡la historia del juego tiene escenas de la serie original, pero animados de nuevo desde cero, y con una muy muy buena calidad! Podremos ver momentos épicos en la serie, pero con calidad HD y buenos efectos. ¡Genial! Sólo con este detalle, consiguieron que mi Ki subiese a más de 9000 unidades (¿¡Qué!? ¿¡9000!?). Para terminar de hablar de los videos del juego, os dejo con un ejemplo de la animación que nos amenizará la historia Dragonbolera:

En serio… Dragon Ball Kai debería haber sido como esto… y no la remasterización cutre que hicieron, cortando por lo sano la saga de Buu… pero en fin.

Hablemos ahora de los modos de juego, ¿hay variedad? bueno, sí, ciertamente la hay, pero también es cierto que podría haber sido mejor. Tenemos:

  • Modo Historia. No hay mucho que decir al respecto… es el modo historia de toda la vida. Viviremos la historia de Dragon Ball Z en todo su esplendor (para bien o para mal). Por suerte, no sólo habrá peleas y videos… también tendremos algún que otro minijuego para darle variedad, como por ejemplo persecuciones aéreas y peleas con jefes finales a base de quick time events. Al menos es lo suficientemente largo como para sacarle jugo al juego. Eso sí… no se puede negar que el modo historia lo han fusilado del Dragon Ball Z Budokai 3; y que aunque te dan la opción de buscar las 7 bolas de dragón por el mundo, no es nada complicado y lo puedes hacer perfectamente al principio del juego.
  • Torneo Mundial. Tampoco hay mucho que decir… es el torneo mundial de las artes marciales tan famoso de la serie. Divertido para jugar con amigos (aunque lo sería más aún si las peleas fuesen más dinámicas).
  • Versus. 1 jugador contra la CPU o contra un 2º jugador, no tiene más.
  • Entrenamiento. Para entrenarse, con sus respectivos tutoriales. Créeme, necesitarás meterte en el modo tutorial para poder controlar la locura de sistema de combate que tiene este juego, porque no es nada intuitiva.
  • Online. Para romper piños a gentecilla de todo el globo terráqueo (o que te los partan a ti).

pero esos ya estaban en anteriores juegos (contando el modo Opciones o el típico modo Teatro donde ver las cinemáticas del juego o escuchar música), por que la única novedad que veremos, es:

  • Modo Héroe, que viene a ser un modo de juego sacado de la manga en el que nos crearemos un personaje, con no-muchas opciones de personalización y una historia bastante pésima y sin sentido alguno. Podremos crearnos un Goku de color azul, e ir subiéndolo de nivel, personalizando sus habilidades y ataques. Personalmente creo que es una pérdida de tiempo, y un intento facilón y ruin de darle variedad al juego, pero bueh, seguro que hay alguien por ahí que adora este modo de juego.

Pero bueno, para un juego de Dragon Ball, tampoco se puede pedir mucho más, son los modos de juego necesarios para pasar un buen rato. Además, el modo historia es bastante completo (a excepción de los saltos que pega en la linea temporal, explicando con texto lo que sucede, y alguna que otra pelea innecesaria).

Peeeeeeero… como bien sabréis, un juego no puede valerse sólamente de sus gráficos y sus cinemáticas, y de un puñado de modos de juego. No. Necesita una jugabilidad robusta y con personalidad (sobretodo este juego en concreto, que pertenece al género de lucha), y en ese aspecto, cae por su propio peso. La jugabilidad en este juego es vergonzosa (sí, en negrita). Las peleas son aburridas, convirtiéndose en un espectáculo de QTE (quick-time-events) sin sentido a la vez que aporreas un sólo botón para pegar al adversario (¡¡¡1 sólo botón, joder, ya les vale!!!).

Os lo voy a intentar explicar lo mejor que pueda… el combate en este juego se basa en rangos de distancia; está el combate a larga distancia, en el que se pelea con ondas de energía, y el combate a corta distancia, donde se dan lugar las hostias en las muelas. Se puede cambiar en cualquier momento de distancia respecto al adversario, con escenas de QTE (que en realidad quedan bastante resultonas). En Ultimate Tenkaichi, los ataques míticos de la serie (Kame Hame HaMasenko y demás), han pasado a ser Superataques que sólo se pueden realizar al conseguir cierto nivel de Espíritu (lo cual a mí me parece un acierto, porque son más potentes, más espectaculares, y la gente no puede abusar tanto de ellos); el problema está en conseguir ese Espíritu necesario… ¿Cómo se consigue? Bien, pues se consigue aporreando al rival con 1 sólo puto botón (tanto a corta como a larga distancia, usándose ondas de energía o puñetazos en la boca), hasta que aparece una escena que dura 1,5 segundos en tiempo bala en el que debemos elegir un botón de 2 a elegir… si elegimos uno distinto al del rival, saldrá una escena en la que le metemos de hostias por el aire hasta alcanzar cierto nº de combos… si elegimos el mismo botón que el rival, éste bloqueará nuestro ataque y habrá que volver a empezar…y así sucesivamente. Ya está. Ese es el sistema de combate.

Nada de combinar patadas y puñetazos, y jugar con distintos tipos de combo, intentando mermar la defensa del contrario para asestarle un buen cúmulo de daño en su barra de vida… no… es 1 puto botón, y un porronaco de cinemáticas con QTE. Vergonzoso, aburrido y muy muy lento.

Al menos, los superataques y los ataques definitvos, lucen espectaculares; y se nos da la opción de cubrirnos (para recibir menos daño), esquivarlos (para evitar daño alguno) o interceptarlos (donde habrá una pelea de energía bastante vistosa para devolverle el ataque al rival). También habrá combates por equipos, transformaciones y fusiones. Siento repetirme pero… lástima del sistema de combate, porque si no fuese por eso, sería un juego bastante dinámico.

Pasemos a hablar de los gráficos del juego. Es una de cal y otra de arena. Por una parte, me gusta que hayan querido adoptar el estilo de las portadas que lucen los tomos Kanzenban de Dragon Ball (imágen a la derecha), pero en mi opinión, no le queda nada bien a los personajes ese toque realista que le han querido dar a los escenarios. Creo que hubiese combinado mejor un escenario más estilo anime, junto al estilo de personajes que han elegido.

También he de decir, que los movimientos de los personajes a veces son ridículos, la sincronización de las bocas cuando los personajes hablan es penosa, y el movimiento de la ropa y el pelo cuando hay viento es muy muy deprimente. Pero algunas expresiones son calcadas a la serie y al manga (algunas veces con gotitas de sudor en la cara por el agotamiento y heridas en el cuerpo según vas recibiendo daño a la par que se rasga la ropa).

 

La música del juego por otra parte, está bastante bien, tiene un estilo Dragon Ball Z parecido al de la serie que acompaña bien a las peleas, y contamos con las voces Japonesas originales de la serie (a mí las voces en Inglés siempre me parecieron horrorosas, pero a gustos los colores). Sin duda el mayor acierto es la canción elegida en la introducción del juego, ya que te sumerge en el universo Dragon Ball de una patada.

 

En resumidas cuentas… este juego apuntaba alto, y casi consigue llegar a su destino, pero se han centrado demasiado en el apartado visual, dejando de lado lo más importante en este tipo de juegos: la jugabilidad.

¿Mi recomendación? Alquiladlo. O en su defecto, compradlo cuando esté rebajado.

 

https://i2.wp.com/speargames.net/files/Dragon-Ball-Z-Ultimate-Tenkaichi-destacada.jpg?fit=300%2C300&ssl=1https://i2.wp.com/speargames.net/files/Dragon-Ball-Z-Ultimate-Tenkaichi-destacada.jpg?resize=150%2C150&ssl=1LuisFeAnálisisaburrimiento,akira toriyama,Análisis,anime,dragon ball,goku,hostias como panes,kai,manga,tenkaichi,ultimateKaaaaa-meeeeee-Haaaaaa-meeeeee.....HAnálisiiiiiiiiis!!!!!! Pues eso, voy a proceder a hacerle una autopsia en profundidad a este juego, desde el punto de vista de un fan acérrimo de Akira Toriyama y su obra Dragon Ball... asi que no hace falta decir que si no os agrada Dragon Ball, este análisis no es para...Now, with 95% of MALK!!