Esta vez voy a tocar un juego de culto, y lo voy a hacer con mucho tacto y delicadeza, porque señoras y señores… ¡es un puto juegazo! Preparad vuestras armas, porque es hora de salvar la Tierra (cualquier excusa es buena para petar bichos gigantes con armas de destrucción masiva).

Empecemos desde la base: ¿Qué nos ofrece este juego? Porque vamos a ver… ¿Tiene buenos gráficos? No. ¿Tienes una historia compleja y profunda? No. ¿Tiene online? No. …Entonces, ¿qué cojones tiene de bueno este juego? Muy simple: entretenimiento arcade 100% puro y sin destilar, directamente en vena, con una jugabilidad sencilla y productiva.

Al principio, cuando lo juegas, piensas “¿¡a qué pelotas estoy jugando!?” con cara de WTF!, pero cuando has mandado a la estratosfera a un par de hormigas gigantes que se iban a comer a tu compañero, mientras vas cogiendo armas nuevas (y más potentes) por el camino, a la vez que upgradeas tu vida… ya no hay marcha atrás, estarás viciado a este juego. Tiene una mecánica muy sencilla y efectiva: te recompensa por tus éxitos y te castiga por el fracaso; es decir, si superas una misión, podrás irte a casa con el gusto del deber bien cumplido y con mejoras abundantes que hayas recopilado, pero… si fracasas, todos los power-ups que hayas conseguido en una misión se perderán. Además, con lo complicadas que serán algunas misiones, cuando las superes te sentirás un jugador experimentado, con ganas de retos más elevados (que normalmente se te desvanecerán cuando te violen en la siguiente misión).

 

El juego consta de 53 misiones, con 5 niveles de dificultad distintos (a cada cual más jodido) y con una variedad de armas brutal, para poder exterminar a los distintos tipos de enemigos con los que nos encontraremos: hormigas gigantes negras (que escupen ácido), hormigas gigantes rojas (que son bastante resistentes y muerden que da gusto), arañas gigantes (que te cubren con un hilo de seda venenoso), arañas rey gigantes (son jodidamente grandes y resistentes), hormigas reina gigantes (igual de enorme y resistente que la araña rey), robots (grandes y con lásers), naves (su función será distraer a la vez que merman tu vida), entre otros… Como podréis ver, hay una variedad bastante más que suficiente de enemigos gigantes a los que disparar (¿he dicho ya que son gigantes?).

Según vayamos jugando, iremos upgradeando nuestro personaje, aumentándole la vida y consiguiendo mejores armas (indispensable para poder jugar a los niveles de dificultad más altos). La variedad de armas no se queda corta, hay una barbaridad, y siempre que pienses “¿habrá un arma más poderosa que la que tengo ahora?” el juego te sorprenderá ofreciéndote algo aún más devastador.

 

¡¡Vendréis conmigo al infierno, hijas de puta!!

 

Eso si, la magia de este juego reside en el multijugador local cooperativo. Jugar sólo, entretiene, pero no se acercará ni de lejos a los combates épicos que tendrán lugar, cuando un amigo tuyo y tu estéis rodeados de bichos que os intentarán masacrar sin piedad, mientras defendéis vuestras vidas con cañones de 20 metros de largo que despiden bolas de luz, quitando alrededor de unos 4.ooo de daño con una explosión de 30 metros de diámetro. Dicho queda 😀

Podréis contar con la ayuda de varios vehículos: desde un tanque a un helicóptero, pasando por una motorcilla de la Guerra de las Galaxias y un Mecha como el que sale en la película Distrito 9… pero la verdad es que no se controlan bien, y muchas veces os dejarán vendidos.

Los edificios son completamente destruibles; se pueden usar como soporte para francotirador, disparando desde terreno elevado, o se pueden destruir para despejar el campo de visión, y alcanzar más fácilmente al enemigo. No temáis por los ciudadanos que los habitan, ¡estáis destruyendo para salvar la Tierra! Es una causa justa…

También estaréis apoyados por varios soldados de la FDT que intentarán ayudar todo lo posible, antes de que mueran (que morirán, es inevitable, son muy débiles), por las hordas de enemigos que se os echarán encima.

 

Esta bola de discoteca de inmensas proporciones será la que tendréis que destruir para acabar con la amenaza a la Tierra. ¡Y no será fácil!

 

El juego está completamente en castellano, tanto texto como el audio (este último tiene ese toque cutrecillo que te hará despollarte mientras desmiembras bichos). En cuanto a las misiones, serán bastante variadas e irán incrementando de dificultad según avancéis; en algunas tendréis que destruir nidos de los que no paran de salir bichos y más bichos… en otras tendréis que derribar naves… en otras tendréis que resistir emboscadas de oleadas de enemigos… otras serán batallas subterráneas… en todas habrá que matar algo que se mueve, eso sí, pero está bien que le den un poco de variedad para que se haga más ameno.

Y por supuesto, tampoco faltan los jefes finales. Habrá unos pocos de ellos, y en los niveles de dificultad altos os harán sudar sangre, asi que equipaos bien.

 

 

¿Mi recomendación? Si os gustan los juegos arcade, y tenéis un amigo con el que jugar en casa, haceos con este juego ya mismo. No os dejéis engañar por su cutrez de película de serie B, ya que el juego pretende ser así, y lo consigue dando una diversión sin precedentes. ¡Compra recomendada! No es un juego fácil de encontrar, porque no suele estar en tiendas especializadas de videojuegos. Probad a buscarlo online, o si tenéis algún Alcampo en vuestra zona, mirad ahí… yo conseguí comprar el juego por 12 euros en uno.

El juego está disponible para la plataforma Xbox 360. En caso de no tener Xbox 360, pero sí una Playstation 2, podéis jugar a su versión anterior (Global Defence Force), que es igual de entretenido. Hace poco salió una nueva entrega de esta saga para Xbox 360 y PS3, llamada Earth Defense Force Insect Armageddon… no está mal para jugarlo si no podéis jugar a sus versiones anteriores, pero yo no lo recomiendo mucho porque es bastante inferior.

LuisFeAnálisis2017,arcade,armas contundentes,bichos,destrucción,edf,explosiones,fdt,fuerza de defensa terrestre,juegazo,robots,sangre,vicio extremo,xbox 360  Esta vez voy a tocar un juego de culto, y lo voy a hacer con mucho tacto y delicadeza, porque señoras y señores... ¡es un puto juegazo! Preparad vuestras armas, porque es hora de salvar la Tierra (cualquier excusa es buena para petar bichos gigantes con armas de destrucción...Now, with 95% of MALK!!