Cada obra tiene el sello característico de su creador, esto es así; según la experiencia de dicho creador, la obra estará más o menos marcada y tendrá un estilo más o menos marcado. Es lo que pasa con Rockstar, que todas las obras que hace, para bien o para mal, quedan marcadas con su ya característico y remarcado estilo. Digo para bien o para mal, porque aunque sus productos suelen tener un sello de calidad, es muy difícil no asociarlos con su franquicia estrella, Grand Theft Auto.
¿Y Max Payne 3? ¿Le ha sucedido lo mismo? ¿Está bajo la sombra de GTA?

Cuando se anunció por parte de Rockstar el desarrollo de Max Payne 3, muchos pantalones tuvieron bultos y muchas faldas se mojaron, pero también hubo cierto temor… y es que aunque la gente sabía que iba a ser un buen juego (no se puede negar que Rockstar mima sus productos), se temía que no iba a ser un Max Payne; es decir… sería un juego muy disfrutable pero al margen de la saga del pobre ex-policía adicto a las pastillas.

Bueno, Max Payne 3 ya lleva un tiempo en el mercado, ¿qué ha pasado? Pues nada. Max Payne 3 en mi opinión, es un juegazo. Creo que Rockstar ha sabido rebozar al personaje de Max Payne en un guiso de personalidad y fuerza brutales, con lo que da muchísimo gusto jugar con él (al fin y al cabo, si un personaje protagonista no gusta en un juego cuyo núcleo es la historia, se pierde parte de la gracia, ¿no?).
La verdad es que yo nunca he sido un fan acérrimo de Max Payne… de hecho, jugué sus juegos bastante tarde y tampoco me los empapé mucho. Sin embargo los disfruté como el que más, y es que no es un shooter cualquiera, ya que tiene ese toque que llama la atención, esa genialidad, esos tiroteos épicos, ese personaje, esa historia, ese estilo cómic… en fin, que os voy a contar si los habéis jugado, ¿verdad? Además, estamos aquí para destripar Max Payne 3, y eso vamos a hacer.

Empecemos por lo evidente, de forma directa: ¿Max Payne 3 mantiene la esencia de la saga Max Payne? Sí, y por todo lo alto. Además en este tercer juego Max está más gastado y destrozado si cabe que antes, sin más esperanzas que las que le da una botella de alcohol. El pobre de Payne, sin comerlo ni beberlo, se mete en un fregado de tres pares de narices, en el que habrá muchísimos tiroteos, infinidad de enemigos, tiempo bala a tutiplén, y un argumento que te hará estar enganchado al juego hasta que lo termines.

Quizá lo que se os viene a la cabeza a muchos de vosotros es: ¿pero el tiempo bala no está muy trillado ya? Pues resulta que no. Resulta que el tiempo bala le da al juego un toque que lo completa (además, ¿qué sería un Max Payne sin tiempo bala?). No, ahora en serio, el tiempo bala está muy bien conseguido en este Max Payne 3; con unos efectos cinemáticos muy interesantes, y creando situaciones muy jodidamente épicas que nos permitirán, por ejemplo, derribar a varios enemigos mientras nos deslizamos sobre un carrito en tiempo bala, a la vez que cientos de cristales caen sobre nosotros como diamantes debido a los balazos enemigos. Épico.

maxpayne3-2065-1280

Tengo que recalcar que ahora Max Payne no es sólo un modelo de personaje que está ahí metido en el juego, en plan pelele digital que se mueve y que puede balancearse por el escenario como un muñeco de trapo. No. En este juego tiene “peso”, y con cada salto que hagamos, el personaje se resentirá y tardará un rato en recuperarse, por lo que tendremos que pensarnos bien en qué momentos saltar o hacer según qué maniobras, o estaremos jodidos a merced del enemigo.

Las animaciones del juego, modelados, texturas y demás, son calidad Rockstar. Qué se puede decir al respecto… ¿habéis jugado a GTA IV o Red Dead Redemption? Pues del estilo o incluso mejor. Todos los cuidados visuales posibles están ahí, tanto en los personajes, como en los objetos y en el propio mapeado.
Además, el sonido que acompaña muy bien al juego; y no sólo me refiero a la banda sonora (genial por cierto), compuesta por HEALTH, sino también al sonido de las armas, el sonido de las balas golpeando elementos del escenario, el doblaje del juego… joder, el doblaje del juego es excelente. Además, qué demonios… en el juego Resident Evil 4, los enemigos hablaban en español latino y con unas frases que se debieron rodar en una sola tarde; en este Max Payne 3, hay un montonaco de diálogos de civiles o enemigos brasileños, y no por ello tienen peor calidad, de hecho ambientan muy bien.

La historia del juego, como ya he dicho antes, es interesante y suficientemente completa para que nos mantenga entretenidos unas cuantas horas. No es un juego tan largo como podría ser uno de tipo Sandbox (vuelvo a nombrar a la saga GTA), pero es que Max Payne 3 un shooter en tercera persona que se centra en la historia. Es lineal, sí, muy lineal… pero en ningún momento nos pondremos a pensar en ello de lo ameno que es el juego.
El juego también incorpora algunos detalles que alargan su vida un poquito, como un modo arcade (aún no lo he probado, pero supongo que serán escenas del juego en los que sacar la mayor puntuación posible); un modo multijugador… que está bien, pero que no es el plato principal del producto, está más bien ahí por estar, para los que les guste algo más que la historia; y también habrá elementos ocultos a lo largo de la historia: piezas doradas de armas, que si las recopilamos todas, conseguiremos dichas armas doradas para usarlas en el juego (no tiene más, pero bueno… algo es algo xD).

La manera con la que el juego nos narra la historia es distinta a la de los anteriores Max Payne, ya que en ellos podíamos disfrutar de unos efectos de novela gráfica con ilustraciones, viñetas y diálogos estilo cómic. En Max Payne 3, se ha decantado más por un estilo cinematográfico y efectos de video, resaltando en forma de texto algunas palabras clave de los diálogos entre personajes. No es lo mismo que el estilo cómic, pero queda resultón, y le da un toque más de cine.
Además, se usará un sistema muy usado ya en series y películas, en el que se irán mezclando escenas actuales y flashbacks para narra la historia, con lo que el juego nos irá manteniendo en tensión a la vez que conocemos más sobre los protagonistas.

maxpayne3-2021-1920

¡Joder macho– diréis- sólo dices maravillas del juego!
Bueno, sí, pero es que lo he disfrutado tanto, que era lo que quería finiquitar primero. Ahora vienen las partes negativas del producto, porque TODOS los juegos las tienen.

El control es un poco ortopédico, y no porque se juegue en consola o PC, sino más bien por el sistema de coberturas que tiene el juego. Al cubrirnos, es como si el personaje se quedase pegado con super-glue a la cobertura, y si queremos movernos o cambiar de cobertura, nos acabarán disparando con un 95% de probabilidades. Aunque eso sí… si nos quedamos estáticos en la cobertura, funciona muy bien y nos dará el tiempo necesario para recargar, curarnos, o pensar el próximo movimiento.
Otro problema a destacar del control del juego, son las armas con mirilla láser: ¡son el horror! Cuando usamos un arma normal, podremos apuntar con una retícula en forma de punto blanco o rojo según esté sobre un enemigo o no… es fácil hacerse con ella; pero cuando usemos un arma de mira láser, la retícula desaparece y en su lugar aparece un haz de luz con el que es dificilísimo medir las distancias entre el enemigo y el jugador, y es realmente jodido conseguir tiros limpios en tiempo bala. Es irónico, teniendo en cuenta que la mirilla láser debería dar más precisión, y no al revés.

La dificultad me ha recordado mucho a los anteriores Max Payne, pero en este en concreto me ha parecido algo desorbitada y poco ajustada. Es cierto que lo equilibran con algunas mecánicas implementadas en el juego, como por ejemplo: si te quedan pastillas disponibles y un enemigo te da el tiro de gracia… contaremos con unos segundos en los que podremos rematarlo, y así “resucitar” a coste de las pastillas.
Otra mecánica que lo hace más liviano en su dificultad, es que cada vez que nos maten (¡que lo harán!), empezaremos con más vida y pastillas. Aún asi, el juego es muy jodido y en más de una ocasión nos matarán chorrocientasmil veces antes de poder superar una fase; eso hará que tengamos que ver los mismos putos fragmentos de fase una y otra y otra y otra y otra vez, en un bucle de muerte y balas que parecería que estuvieramos jugando a Checkpoint Payne 3. De hecho, recuerdo que en Max Payne 1 y 2, podías guardar la partida cuando querías, y cargar desde ahí si te mataban (vale, sí, también era jodido porque podías cagarla y guardar en un bucle de muerte), pero es que en Max Payne 3… no puedes guardar cuando tu quieras, se guardan checkpoints automáticos. Asi que, si te matan, prepárate a chuparte otra vez la misma fregada hasta que te lo pases… es cansino, muy cansino, sobretodo cuando estás deseando avanzar en la historia.

Y ojo, que no queda todo ahí. Hablando de la dificultad, el juego rompe sus propias reglas: es decir, desde el principio, como regla básica, sabes que de un tiro en la cabeza matas sí o sí, y si disparas en las piernas, el personaje tiende a caer… y así repetidas veces. SIN EMBARGO, hay algunos momentos contados del juego (sin spoilers), que aparecerán como… ¿minijefes? es que no me atrevería a llamarlos minijefes, porque es ridículo, pero bueno… el caso… aparecen unos pavos que aguantan unos 70 cargadores en la cabeza antes de morir. WTF!?! Sí, y no contentos con eso, encima te acribillarán sin parar con su arma del copón mientras lo intentas. Una fiesta vaya.

También tengo que añadir como punto negativo algún detalle del sistema de juego, porque es un arma de doble filo. Me explico. En los shooters es normal que te salgan enemigos y enemigos sin parar, porque en eso se basa el juego… en matar enemigos, y eso mismo es lo que pasa en Max Payne. El sistema de juego de Max Payne es muy divertido e incluso puede resultar épico en muchas ocasiones, pero también puede llegar a volverse tedioso si se abusa… y en este juego, se abusa coño, se abusa. Que hay veces que estás jodido de vida, sin apenas munición, pensando “Joder macho, menos mal que he salido de esta” y te vienen 25 maromos con su cuñada y la abuela, y te muelen a palos.
Pero bueno, por lo general, el juego se disfruta mucho y cuando consigues resolver esas situaciones complicadas, te sientes bien y con ganas de dar más caña.

maxpayne3-2068-1280

Para ir finiquitando el análisis, creo que Max Payne 3 es un juego robusto y entretenido, y lo recomiendo gustosamente (y si podéis probar Max Payne 1 y 2, hacedlo también, que aunque son un poco añejos, están muy chulos).
Si por mi fuera, estaría encantado de poder jugar a Max Payne 4, porque mientras esté en manos de Rockstar, sé que habrá mimo y calidad y que no sacaran un juego prematuro como otros muchos juegos que pueblan nuestras estanterías cada año.

Un saludo.

https://speargames.net/files/Max-Payne-3-destacada.jpghttps://speargames.net/files/Max-Payne-3-destacada-150x150.jpgLuisFeAnálisismax payne,painkillers,pastillas,rockstar,tiempo balaCada obra tiene el sello característico de su creador, esto es así; según la experiencia de dicho creador, la obra estará más o menos marcada y tendrá un estilo más o menos marcado. Es lo que pasa con Rockstar, que todas las obras que hace, para bien o para...Now, with 95% of MALK!!