Voy a ser sincero amigos y amigas… aunque me llevéis a la hoguera: en mi opinión, Mirror’s Edge está muy sobrevalorado. Que sí, que es muy bonito en cuestión de diseño, tiene unas animaciones suaves y, ¡qué coño! es original y tiene estilo propio; pero falla estrepitósamente en algunos aspectos importantes, y a mi personalmente no me ha parecido el juegazo que muchos decían.

Empecemos preguntandonos… ¿qué es Mirror’s Edge? Pues viene a ser un FPS (un juego de tiros, vamos), pero con la peculiaridad de que en vez de ir disparando a todo lo que se mueve, el juego pretende todo lo contrario. Manejamos a Faith, una runner (una especie de mensajera) que tiene que ir haciendo parkour por ahí, por los tejadillos y por las calles para entregar mensajes, mientras huye de la policía. En principio, la policía no presionaba a los runners, pero eso cambia, y en seguida los tienes en el culo mientras corres esquivando sus disparos. ¿Por qué te persiguen? El propio juego nos lo irá explicando con unas conversaciones entre personajes, y unas cinemáticas animadas que están chulas.

El juego se ve bien, las cosas como son. El diseño es muy bonito, con colores blancos, azules, amarillos e incluso verdes… y las partes rojas (que son las que llaman la atención al jugador) servirán para indicarnos por dónde debemos ir. Tambien hay que decir que el juego es en primera persona, y realmente está conseguido el movimiento, como si fuesemos nosotros mismos los que estuviesemos haciendo malabarismos por ahí; pero aquí se plantea el primer problema, y es que puede marear bastante. La cámara se mueve muchísimo, y a la hora de girar en 180º o rodar por el suelo, nos podemos desorientar con facilidad (y eso no es muy bueno cuando tienes a 2 pavos con escopeta apuntándote, y un helicóptero merodeandote).

“Madreeeeee… que hostia me voy a meter!”

¿Por qué no te dejas de hacer saltitos en plan circo, y les acribillas a todos a balazos? -os preguntaréis… Pues sí, el juego nos da la posibilidad de usar armas que le quitaremos a los guardias (con una especie de Quick Time Events), y disparar a todo el que te intente molestar; pero en realidad el juego pierde algo de gracia de esa manera, de hecho, la propia Faith (recordemos que es la prota) no quiere usar armas, como dice en algunas ocasiones.

Momentos épicos en el juego, hay muchisimos, si… pero el juego en sí es muy frenético; tanto, que te puede durar una tarde si vas a saco. Es muy muy corto (o a mi me lo pareció). En realidad, lo que hace que la duración del juego varie, es el tiempo que tardes en hacer algunas acrobacias (y creedme, hay algunas pantallas muy muy frustrantes).
Bueno bueno, tranquilos, que el juego no se sustenta solo por el modo 1 jugador… lo realmente jugoso es el modo contrareloj, y es que podemos picarnos con los demás jugadores online, arañando centésimas de segundo en pasarnos cada escenario, e incluso guardar los fantasmas de los demás jugadores para retarles.

Momento épico del helicóptero

¿La historia? Pues ya os he dicho lo que necesitábais saber al principio del análisis (sin spoilers)… en realidad la historia no es gran cosa, y es bastante típica. Pero tampoco importa, porque la gracia del juego está en hacer acrobacias.

Malditos francotiradores… ¡qué odiosos son en esta pantalla!

A mi este juego me ha dado muchos momentos de cabreo, porque el control no respondía muchas veces como yo quería. En ocasiones tienes que apretar un montón de botones en secuencia para hacer por ejemplo: “salto, giro, levantar piernas, voltereta en el suelo, otro salto, giro y agarrarte a un saliente”. Y si encima te persiguen policias, la presión aumenta, y la posibilidad de fallar apretando los botones aumenta.
Hablando de errores…. este juego se basa en eso. Si. Este juego tiene grandes dosis de ‘Fallo y Error’. En los escenarios, las marcas rojas nos señalan por dónde ir, pero muchas veces nos perderemos fácilmente, o nos caeremos al vacío, o no haremos un salto bien y moriremos, o le queremos quitar el arma a un guardia y no lo conseguimos, o tal o cual…. Y pasa taaaaaaaantas veces en el juego, que llega a cansar. Una cosa es darle retos al jugador para que se pique jugando, y otra muy distinta en cansarle a base de errores.

En definitiva: es un juego entretenido, sobretodo si te gustan los juegos frenéticos… peeeero, no es ni de lejos el juego del año, ni le hace sombra a otros muchos títulos que salieron por aquella época. En mi opinión, Mirror’s Edge tiene muy buenas ideas e intenta ponerlas en práctica, pero no lo consigue hacer del todo bien, y ya se sabe lo que pasa…. cuando una torre muy alta intenta llegar al cielo, y le falla una viga, el edificio se derrumba.

Mirror’s Edge fue mi decepción del año, porque aunque me dió momentos de diversión, me esperaba más de el 🙁

Ficha técnica



Precio: 19,95€
Género: Plataformas mezclado con FPS
Plataformas: Playstation 3, Xbox 360 y PC
Lanzamiento: 16 enero 2009

[Análisis] 'Mirror's Edge'https://i1.wp.com/speargames.net/files/Mirrors-Edge-destacada.jpg?fit=300%2C300&ssl=1https://i1.wp.com/speargames.net/files/Mirrors-Edge-destacada.jpg?resize=150%2C150&ssl=1LuisFeAnálisisdecepcion,dice,ea,faith,mirrors edgeVoy a ser sincero amigos y amigas... aunque me llevéis a la hoguera: en mi opinión, Mirror's Edge está muy sobrevalorado. Que sí, que es muy bonito en cuestión de diseño, tiene unas animaciones suaves y, ¡qué coño! es original y tiene estilo propio; pero falla estrepitósamente en algunos...Now, with 95% of MALK!!