TotalWarRome2_Cabecera2

Este análisis va dedicado a mi compañero Raku por compartir su biblioteca de Steam, que me permitió probar la última entrega de la saga Total War. Ese permiso vino con el aviso de que Rome II no le había gustado por sus problemas gráficos que consumen mucha memoria y su modo de campaña confuso. Mi impresión es muy parecida, salvo añadiendo que como juego de estrategia por turnos te entretendrá si desconoces de dónde procede y si logras ignorar sus defectos que, para ser sinceros, son demasiado notorios.

TotalWarRome2_Caratula

Plataforma: PC.
Desarrollador: The Creative Assembly.
Distribuidor: SEGA.
Género: Estrategia por turnos y en tiempo real.
Jugadores: 1 a 8.
Idioma: Textos y voces en español.
Lanzamiento: 3 de septiembre de 2013.

Empezaré diciendo que es la primera vez que un Total War no me engancha hasta la extenuación mientras me repito a mí mismo “solo un turno más” hasta las tantas de la madrugada. Con unas 6 horas de juego centrado casi por completo en el modo campaña ya tengo ganas de desinstalarlo, y así he hecho. En este blog tenemos las norma no escrita de analizar un juego únicamente cuando se ha superado y profundizado en él por completo, alejado de esos desgloses intrascendentes de otras webs que sacan sus análisis con apenas una sesión de juego (o ni eso) y en los que este juego se ha llevado notas de sobresaliente para arriba, obviando además todos los problemas que ha tenido desde su lanzamiento. Para esta entrada no he podido resistir esa sensación constante de producto limitado y recortado, y me he sumado a la costumbre de hablar de un juego sin demasiadas horas a las espaldas. Porque soy un veterano de la franquicia y me lo puedo permitir, y sobre todo porque sé valorar un producto fallido cuando lo pruebo.

¿Dónde está el botón para cerrar?
¿Dónde está el botón para aceptar?

Que esté curtido en los lanzamientos de The Creative Assembly no me hace ser tan fiel (o un posible sinónimo, tonto) para comprar este juego en su salida sabiendo que con su antecesor, Shogun 2, hubo problemas desde el día de lanzamiento. En aquel estrenaron un nuevo motor gráfico, y para Rome II en vez de depurar los fallos, sobre todo gráficos, que sufría se han ido al extremo opuesto, pues estos fallos han sido ampliados. Hasta pasados 3 meses desde su salida, según comentan en foros oficiales y en críticas de Steam y tras numerosísimos parches, no empezó a se jugable. Hoy, tras más de medio año, sigue teniendo bugs imposibles de pasar por alto: botones que desaparecen de los menús, un constante lag en las batallas a tiempo real, o que para algo tan simple como apretar un botón para recibir información sobre una unidad militar cualquiera, cause espasmos en la pantalla.

Campaña recortada, que no recordada

Ambientada en la visión del mundo conocido por la Roma antigua, es decir, el Mar Mediterráneo y alrededores con las facciones de aquella época tales como Galia, Ciudades Griegas, Cartago, Hispania, Egipto, etc. ¿Por qué elegir este periodo cuando ya salió un Roma: Total War hace diez años con la misma temática? El sistema de juego basado en la conquista de territorios, pudiendo crear verdaderos y bastos imperios, hace que si se toma como referencia hechos históricos reales deja poco margen de maniobra. Sobre todo si a esto se le suma que tienen que ser periodos en los que no existan las armas de fuego automáticas, porque habría que cambiar las batallas para hacerlas más directas y frenéticas, perdiendo muchos componentes actuales. Cubriendo con entregas en este orden, el shogunato japonés, la Edad Media europea, la Roma clásica, la Edad Media por segunda vez, el imperialista siglo XVIII, las guerras napoleónicas y el shogunato por segunda vez, hacía presagiar que otra entrega iría encaminada hacia la segunda parte del Roma original.

TotalWarRome2_Captura1

El objetivo sigue siendo conquitar por medio militar o vía diplomática a las demás facciones en un sistema parecido a juegos de tablero estilo ‘Risk’, con turnos diferenciados para mover tus tropas y gestionar tus ciudades. No se ha seguido el camino de Shogun 2 que tomó lo base del pasado añadiendo una mejoría gráfica y una profundidad con novedades suficientes para no llegar a abrumar. A algunos veteranos nos hubiera gustado que, ya que es una segunda parte en la que se entiende habrá una mejoría en todo respecto a su antecesor, no se tire por tierra lo anterior mostrando una campaña simple y monótona y en la que parece una muestra más de que los recortes del actual gobierno llegan a todos los rincones. Los vídeos de éxito o fracaso de tus agentes especiales como espías o asesinos, numerosos eventos para evitar que las partidas se limiten a expandirte sin ton ni son o las arengas de tus generales antes de cada batalla ya no están. Las murallas se limitan a las capitales de las provincias y hay limitación tanto en el número de ejércitos o flotas como en el tipo de unidades de cada una, en especial entre las unidades de élite. Las nuevas tropas se reclutan directamente en el ejército según zona de influencia, no en las ciudades.

Sus incorporaciones se centran en una mejor relación con tus aliados que te apoyarán según tus decisiones estratégicas sin traicionarte a las primeras de cambio, la posibilidad de una guerra civil dentro de tu propia facción a través del ascenso en el poder de familias nobles, la obligatoriedad de un general de noble cuna para dirigir cada ejército, y la división de una misma provincia en varias ciudades dotando de bonificaciones al controlarla entera. Las demás facciones, aparte del como no podía ser de otra forma la protagonista Roma, no están desbloqueadas desde el principio, sin tener que derrotarlas en una campaña para desbloquearla en una campaña posterior (como pasaba en el primer Roma). Cada una, además, tiene sus beneficios e inconvenientes. En definitiva buenas ideas que no hubieran estado mal si no tirasen por tierra lo citado con anterioridad. Otras cosas se han mantenido, como las unidades propias de cada facción ampliables con la contratación de mercenarios propios de cada región.

Ojalá luciera siempre así de bien.
Ojalá luciera siempre así de bien.

La interfaz durante todo el juego es confusa. Los retratos están bien ambientados en la época, pero hay menos que otras veces, por lo que los textos cobran más importancia y en muchas ocasiones resulta fatigoso de leer. La banda sonora es disfrutable durante los tiempos de carga entre menús o entre batallas, en el resto apenas se nota, y está completamente doblado al castellano.

Batallas bellas y caóticas

"Veni, vidi, y toma DLC"
“Veni, vidi, y toma DLC”.

Tanto en la campaña como en modos independientes, el juego toma un carácter estratégico en tiempo real durante las batallas entre ejércitos, asemejándose a juegos de miniaturas ya que las unidades compuestas por X soldados realizan las acciones de forma conjuntada, ya sea atacar, flanquear o huir. De esos modos independientes contamos con dos: batallas personalizadas e históricas. Si bien de estas últimas solo hay 4 disponibles cuando lo mínimo suele ser el doble, que junto a una expansión llamada “César en la Galia” de 15€, el juego original y numerosos DLCs disponibles para desbloquear elementos capados del juego base como la sangre en las batallas o facciones como Esparta o Grecia, hacen que jugarlo al total cueste un total de 82 euros si no lo pillas en rebajas, siendo además obligatorio pasar por Steam anulando cualquier trato de segunda mano (siempre estará la importación).

De todas formas en este apartado sí he notado, ya tocaba, algunas mejoras necesarias sumado como no podía ser de otra manera a elementos desastrosos. El nuevo motor luce estupendamente cuando no da problemas, la variedad de soldados en cada unidad es notable, y los numerosos ejército con sus unidades propias dotan de espectacularidad a cada enfrentamiento. Los escenarios son detallistas, pues algunas ciudades son únicas como el caso de Cartago. La IA de los enemigos ha sido depurada como así nos prometen en cada entrega, si bien todavía deja que desear en algunos aspectos. Ya no se lanzan, al menos no tanto como antes, en cargas suicidad contra tus lanzas, ni se quedan mirando como tus arqueros los diezman en primera línea, pero a cambio todavía comete estupideces de las que te puedes aprovechar con facilidad. Porque si somos sinceros, acabaremos por hacerlo.
Resistir una carga de elefantes acorazados o superar una muralla de lanzas, te asombrará visualmente si, a cambio, no te consume todos los recursos del ordenador por muy potente que este sea debido a una mala optimización. O una batalla épica con enfrentamientos épicos y bonitos, o una deplorable con malas jugadas de la máquina y/o excesivo lag, no hay término medio.

"Alea iacta est"
“Alea iacta est”.

El sistema de conquistar o defender murallas se ha modificado un poco, con tres puntos de victoria que hay que controlar. Tenemos un mayor número de máquinas de asedio pudiendo disparar de forma manual alguna de ellas y, por primera vez, la posibilidad de combinar en un mismo escenario una batalla terrestre con una naval, con lugares dónde desembarcar tropas siendo estas cruciales en el devenir de la batalla. O haciendo, por contra, que se queden atascadas en lugares puntuales.

El modo multijugador ofrece una campaña cooperativa para dos jugadores y unas batallas hasta para 8 personas. Sumado a que si es un punto malo como decía al principio que solamente esté disponible por la plataforma digital Steam, el lado bueno de esto es que gracias a ella tenemos muchas mejoras o mods implementados por la comunidad de jugadores. Algunos son muy interesantes, como uno que permite dotar de mayor rigor histórico a cada facción u otro que cambia los retratos de los personajes por personajes reales.

Diferentes estrategias con el mismo objetivo.
Diferentes estrategias con el mismo objetivo.

Conclusión contradictoria

Valorando el conjunto no creo que se pueda decir tenemos aquí un mal juego. Roma II es un juego con escasos puntos positivos, como sus entretenidas batallas cuando no dan problemas de optimización. Con una campaña simplificada hasta el punto de perder las novedades que implantó su antecesor y orientada al público casual, o una interfaz en la que faltan ayudas visuales, sin duda es un paso hacia atrás en la saga. Si eres un fan acérrimo de los Total War, puedes pasar de largo porque ni tiene al valor nostálgico de la primera parte ni las buenas aportaciones de los últimos. Si te quieres meter de lleno en la saga prueba Total War: Shogun 2, mucho más completo. Y aunque también tiene algunos detalles molestos debido a la complejidad de este tipo de juegos tan “grandes”, al menos es un producto redondo y no uno beta como Rome II.

NaufriAnálisisAnálisis,batallas,estrategia,pc,roma,rome 2,sega,steam,the creative assembly,tiempo real,total war,total war: rome ii,turnosEste análisis va dedicado a mi compañero Raku por compartir su biblioteca de Steam, que me permitió probar la última entrega de la saga Total War. Ese permiso vino con el aviso de que Rome II no le había gustado por sus problemas gráficos que consumen mucha memoria y...Now, with 95% of MALK!!