Hablemos, aunque sea brevemente para que no caiga en la carpeta de pendientes como pasó con las dos ediciones de la extinta GameFest, de lo que ha sido la primera edición de la nueva feria de videojuegos Madrid Games Week. Y digo bien de manera breve porque así hemos pasado por ella.

Madrid_Games_Week_Portada

El evento en sí no da para una entrada con parrafada ya que apenas tuvo el apoyo de compañías de juegos exceptuando a las más grandes, las cuales intentaban con toda lógica promocionar sus últimos lanzamientos y la nueva generación que está por llegar. Nos dejamos juegos y cosillas en el tintero, pero esto es lo que nos dio tiempo a probar.

Debido a que Ps4 y One están ultimando algunos detalles para salir a la venta, podríamos decir que fueron los protagonistas de la feria en el sentido de aglomeración de gente, pero no en las cosas bien hechas. Si al entrar en la feria lo primero que pensé fue que mis oídos descansarían frente al agobiante ruido de la canción Poker Face de lady Gaga que no paró de repetirse una y otra vez en el último GameFest promocionando los juegos musicales, esta vez tocó sufrir con algunos youtubers famosos estilo JPelirrojo/Rubius pagados por las compañías para vender sus consolas a base de gritos (hasta alguno se permitió el lujo de firmar póster del nuevo Call of Duty). Tal fue así que Frogy y un servidor tuvimos que huir del stand de SONY por no poder soportar el volumen de estos alaridos. Al menos nos dio tiempo a probar el nuevo mando de PS4, el cual me sorprendió gratamente por la comodidad de manejo y sujeción. Ya era hora que hicieran un mando en condiciones, pese a que la cruceta izquierda siga teniendo los botones separados y no sea un conjunto. Desde el principio nos negamos a soportar grandes colas para probar juegos, por lo que aquí solo pudimos rascar el arcade Resogun con buenas vibraciones.

En el turno de Microsoft, el nuevo mando de One me dejó un pelín frío. Como lo han reducido un poquito de tamaño, toca flexionar un poco más los dedos para pulsar los botones RB y LB. Requiere acostumbrarse. Jugando a FORZA 5 apenas notamos ninguna diferencia frente a las entregas anteriores y los dientes de sierra en las sombras se siguen apreciando. Killer Instinct, en cambio, nos dejó para el recuerdo una buena partida multijugador pese a venir el juego con los personajes capados para que pases por caja. Los otros juegos destacados, Dead Rising 3 y RYSE, tenían demasiada fila para catarlos.

La zona retro tenía una tienda demasiado cara, al igual que la tienda de ropa/merchandising de la entrada. Al menos estaba la zona como siempre de máquinas arcade clásicas para jugar sin tener que dejarte las monedas de 100 pesetas… ¡digo de un euro que no somos tan viejos! EA quedó en evidencia promocionando su franquicia Los Sims porque no fe capaz de enseñar algo jugable, se limitaron a montar un puesto para maquillaje. En el stand de Namco podías probar algún juego como el nuevo Dragon Ball. LG también contó con un espacio para mostrar sus mejores pantallas planas en las que conectar las consolas.

Pero donde pasamos la mayor parte del tiempo fue en la zona de Nintendo. Aprendieron la lección de los GameFest en los que pese a tener buenos juegos para promocionar, la gente apenas se acercaba porque no se apreciaba con carteles o anuncios esos juegos. Su estrategia, al igual que en la generación de consolas que viene, es dejar que Sony y Microsoft acapare todas las miradas y ellos seguir a su ritmo. Ojalá tuvieran el mismo éxito con WiiU como en la feria, porque podías probar sus juegos sin colas, en los sillones te daban una carta estilo restaurante para elegir los juegos que querías desgustar, y promocionaban las redes sociales a través de regalar de merchandising. Todo un acierto.

La cadena de tiendas Game, pese a apoyar la feria no la organizaba, y se notó sensiblemente en que su tienda dentro de la feria estaba al fondo y no en primera plana. Aunque regalaban póster de Battlefield 4 con cualquier compra, las entradas para la feria las vendieron a 9 euros con un vale de 3 para su tienda. Un precio caro si además tenemos en cuenta que si las vendían para un día entero, obligaban al consumidor a pasarse todo el rato en la feria sin poder salir al menos para comer (podías comer en la cafetería de la feria a precios desorbitados). Si sales de la feria, ya no puedes volver a entrar. Este detalle debe cambiar para su siguiente edición junto con un precio más económico y conseguir el apoyo de más compañías (SEGA, Ubisoft, etc), pues el pabellón no lo llenaron en su totalidad. Madrid Games Week necesita algo que aportar al panorama de ferias de videojuegos para no pasar, como esta primera edición, sin pena ni gloria.

Os dejamos con algunas fotillos de la feria (perdón por la calidad, hubo un problema técnico con la cámara):

Madrid Games Week: Pobre primera edición
Etiquetado en:                        

Naufri

Soy un jugador exigente al que no le puedes vender cualquier cosa. También me encanta el mundo de las miniaturas y el de los libros. ¡Todo aquello cuyo fin tenga estimular nuestra imaginación!

5 pensamientos en “Madrid Games Week: Pobre primera edición

  • 11/11/2013 a las 12:48
    Enlace permanente

    Muy buen post Naufri, La verdad es que se echó en falta aprovechar mejor el espacio disponible y quitar morralla de COD y BF4

    Responder
  • 11/11/2013 a las 17:53
    Enlace permanente

    La feria se notaba algo bastante comercial, poniendo en la palestra básicamente lo que más interesa vender (lo cual es lógico, claro), pero como bien dice Naufri, se echaron en falta muchos juegos de terceros o indie que no estaban en la feria (salvo el rinconcito que tuvo el stand de ps4 para sus juegos indie).

    A mí al final me quedó un pequeño sabor agridulce, ya que no pude estar en la feria tanto tiempo como hubiese querido, pero a grandes rasgos, agradezco que se siga haciendo una feria de videojuegos en Madrid, y espero y deseo que vaya a mejor.

    Responder
  • 12/11/2013 a las 6:16
    Enlace permanente

    Pues para ser un escaparate… a mi no me han vendido nada. Iba con la intención de probar el Oculus Rift y pasé porque, según mis cálculos, la cola era de 4 horas (y parece ser que no andaba muy desencaminado).
    Sobre las consolas… pues colas enormes para probar juegos que ya han salido. De verdad, hacer cola para jugar al CoD o BF4, mientras que para probar el Forza 5 esperabas nada y menos.
    Sony tiene ganas de enterrar a la Vita, o algo así. Normal que estuviera la sección sin gente, si tenían como juego de muestra ¡el Angry Birds! Joder, que lo tengo en el móvil, no me voy a comprar una Vita para lanzar pollos.
    En fin, no ha sido nada del otro mundo. Veremos el año que viene si me acerco o no, depende de la relación youtubers/juegos que me interesen que haya.

    Responder
  • 12/11/2013 a las 14:12
    Enlace permanente

    Es que encima es eso, una entrada cara y nada por lo que volver el siguiente año. Ya pueden hacer las cosas mejor o nos quedamos en casita echando unos vicios…

    Responder

Participa comentando