precompra

Imaginemos por un momento que reservar un juego en una tienda física es rentable, obviando que hay stock de sobra y que si se reserva un título es más bien por asegurarse una edición coleccionista “limitada” o para hacerte con algún bonus en concreto. Bien. Ahora extrapolemoslo al mercado digital, ¿qué sentido tiene? Quiero decir… un producto digital, salvo alguna rara excepción (más rara que una Master Ball) no se va a quedar sin stock, por lo que reservarlo (o precomprarlo como se suele llamar ahora) parece innecesario, ¿no? Vamos a ver si es tan absurdo y loco como suena.

En formato físico ya hemos experimentado el reservar un juego y que nos venga con extras; algunas veces los extras merecen la pena, pero otras veces son un cachondeo. Algunos diréis que es una buena forma de incentivar el reservar un juego, pero yo personalmente creo que es una tomadura de pelo, porque no puede ser que la única diferencia entre comprar un juego cualquier día, y asegurar una compra reservando el título antes de su lanzamiento, sean (por poner un ejemplo) unas postales con imágenes impresas del juego (que están en google a más resolución), ropita para el muñequito de Xbox Live, fondos de pantalla para la ps3 o alguna chorrez del estilo (que no digo que no mole, pero eso deberían de dártelo sin reserva ni hostias, que no tiene valor alguno). Vamos a ver señores, hay que premiar un poco la lealtad del consumidor hacia un producto. Si un consumidor te reserva un juego, y te paga X euros antes de que siquiera haya salido a la venta… ¡premialo coño, premialo! En eso debería consistir y no en reservar un producto por falta de stock, que a día de hoy es absurdo… hace años se hacía porque pasaba; coño, a mí me pasó con el The Legend of Zelda Ocarina of Time para Nintendo 64, que volaron enseguida de las tiendas, pero… ¿ahora? ¡ahora no pasa no jodas! si vas a una tienda a por el The Last of Us o a por el Halo 4, tienen a porrón en el almacén. Joder, es que te cuesta más conseguir una barra de pan al final del día en una panadería, que un Halo 4 en una tienda física.

Bueno, centrémonos, porque hoy quería hablar de las reservas (o precompras como se llaman ahora) digitales. Ya se lleva haciendo un tiempo eso de que reservas un juego online y te dan alguna chorradilla para el juego (un arma, un traje, etc), que oye, nunca viene mal, pero aqui se trata de avanzar y de buscar un equilibrio entre vendedor y consumidor, ¿no? Si por comprar X juego en Steam me regalan un gorro para el Team Fortress 2, pues bueno… algo es algo… pero si no juego al Team Fortress 2, ¿me lo como con patatas? Habría que enfocar un poco cómo premiar a los compradores y con qué, ¿no? Si yo compro un juego de una saga en concreto, ofréceme premios respecto a esa saga joder, no respecto al Team Fortress 2 (bueno, si aparte quieres darme un gorrito pues vale, bienvenido sea, pero que no sea la atracción principal).

Eso sí, de hace un tiempecillo a ahora, estoy viendo que se va premiando más a la gente que reserva juegos digitales, lo cual no me hace perder la esperanza. Lo he visto en general, aunque donde más lo veo es en Steam por ser una plataforma que uso muy a menudo. En concreto en Steam, me gusta mucho el sistema que han implementado en conjunto con los desarrolladores de los juegos a la hora de precomprar un producto antes de su salida:

bureau

Ya de entrada, te dan un pequeño descuento (a mí reservando un juego en tienda física, sólo me dan puntos para la propia tienda, y no descuentos para el juego en cuestión). No sólo eso, sino que además aparece una pequeña barra de progreso en la cual se desbloquean varios premios; según la gente vaya precomprando el juego, dichos premios se irán desbloqueando para todos los que hayan hecho la precompra. Además, son premios bastante jugosos, ya que van desde contenido DLC, hasta juegos completos, skins, banda sonora, etc. En el ejemplo de la imágen de la izquierda, vemos que se puede precomprar el juego THE BUREAU con un 10% de descuento, y si se llega al 3º premio te llevas misiones extra en plan DLC, el juego Spec Ops: The Line y el juego The X-Com Collection (que viene a ser toda la saga de juegos Xcom)… vamos, que por 45 euros te llevabas un porronaco de juegos y un DLC, cuando seguramente en tiendas físicas pagues 60 euros y te vas a casa solamente con el juego (lo del precio sigue siendo criminal y debería mejorarse también, pero eso ya es otra historia ya que influyen otros factores algo más complejos).

En resumen, yo creo que es un muy buen sistema del que partir, y que se puede aplicar en el sistema de precompras en general; se premia al jugador por su fidelidad hacia el producto que ha reservado. Además, la gente irá viendo el progreso de los premios, y se irá animando para precomprarlo si le interesa alguno que se haya desbloqueado, por lo que también funciona como medio de publicidad del producto. Es un sistema que a mi me gustaría que se implementase en el formato de tiendas físicas, que es bastante sangrante en general (igual no lo he visto y sí que existe, pero lo dudo muchísimo).
Otros sistemas de compra digital que funcionan, aunque no están enfocados en reservas, por ejemplo… GoodOldGames tiene muy buenas ofertas con contenidos extra a buenos precios (aunque suele estar más orientado a juegos antiguos), plataformas como HumbleBundle o Indie Royale entre otras, ofrecen packs de juegos que se van desbloqueando según lo que pagues, y recaudan bastante pasta (vamos, que arriesgado el sistema precisamente no es).

También deberían mejorar las tiendas online de las consolas de sobremesa o portátiles… porque no salen muy rentables, la verdad, ni en cuanto a precio ni en contenido.

Con esto no quiero decir que comprar en digital sea mejor que comprar en físico, ojo, ni mucho menos; ambas tienen sus ventajas e inconvenientes por igual, y al final son los gustos personales los que decantan la balanza. Lo que vengo a decir es que estamos todavía en bragas y que queda mucho aún por exprimir, y la verdad, me encantaría que si en un futuro no muy lejano voy a una tienda física a reservar un juego de salida, me ofrezcan algo más que puntos para la tienda o postalitas de mierder. Y hablo de juegos normales, ¿eh? Las ediciones coleccionistas no cuentan, porque joder, sí, viene contenido extra a mansalva, pero normalmente lo estás pagando a 100 pavos o así.

Pero bueno, seguramente esto sea como cazar fantasmas, porque aunque la industria del videojuego ha evolucionado en todo este tiempo (y mucho), aun hay mucha inmadurez en muchos aspectos, y el hecho de que se esté convirtiendo cada vez más en un negocio muy lucrativo no ayuda a que algunas compañías “despierten” y se pongan las pilas. Al menos quedamos nosotros, los usuarios consumidores, que podemos hablar con nuestro dinero y hacerles ver que el contenido y la manera de ofrecerlo sí importa, y que no nos mola que nos metan sus productos por la garganta a palo seco, teniendo que beber DLCs para pasarlo. Seguramente piensen que mientras masticamos todo ese mondongo de contenido reciclado a precio de oro, se nos hará mas ameno mirando las postalitas a baja resolución que nos dieron con la reserva.

Ilustración de la cabecera realizada por: OmeN2501

LuisFeArtículosconsola,consumismo,digital,dinero,pc,precompraImaginemos por un momento que reservar un juego en una tienda física es rentable, obviando que hay stock de sobra y que si se reserva un título es más bien por asegurarse una edición coleccionista 'limitada' o para hacerte con algún bonus en concreto. Bien. Ahora extrapolemoslo al mercado...Now, with 95% of MALK!!